Las estafas ponen pie en los proyectos inmobiliarios

Cuando aún está en el candelero el rollo de la estafa protagonizada por Wilkin García Peguero, alias “Mantequilla”, ahora aparece otra, esta vez efectuada por el ingeniero Emmanuel Rivera Ledesma.

Ledesma es sindicado como presunto cabecilla de una red que estafó con millones de pesos a personas a las que ofertaban viviendas en supuestos proyectos inmobiliarios, a través de múltiples maniobras fraudulentas.

A este hombre, a quien en las próximas horas le solicitarán prisión preventiva ante el juzgado de Atención Permanente del Distrito Nacional, se le acusa de encabezar una red criminal que utilizó los vehículos societarios Indisarq, SRL, CRD Equipos Pesados, SRL, el Grupo Wimar, SRL y Auto Xperts AFM SRL, para crear el esquema inmobiliario fraudulento para la ejecución de estafas.

Otro caso de esta índole fue la estafa cometida por Jairos González, propietario de la empresa dominicana Harvest Trading Cap, quien llegó a estafar a cuando menos 50 personas que invirtieron cuantiosas sumas en esa compañía de negocios e inversión en la bolsa de valores y criptomonedas.

Este caso es conocido en la jurisdicción del Distrito Nacional.

Igualmente, el caso de “Mantequilla”, acusado de estafar a decenas de personas a través de su empresa denominada 3.14 Inversiones World Wide.

El caso de Mantequilla se está conociendo en la jurisdicción de Monte Plata.

También, el caso de Sarah Rodríguez, señalada como cabecilla de una red que estafó a más de 50 personas con un falso modelo de inversión que prometía multiplicar lo aportado a través del mercado de las criptomonedas. Este caso se está conociendo en la jurisdicción de Santiago.

CASO RIVERA LEDESMA

El ministerio público alega que, a raíz de la investigación, inició una serie de maniobras con el objetivo de que las víctimas no se querellarán en su contra o retiraran las querellas ya presentadas.

A “Mantequilla” se le acusa de estafar a decenas de personas a través de su empresa 3.14 Inversiones World Wide, la que, asegura, opera bajo el esquema piramidal y captó millones de pesos.

Hay alrededor de 37 querellas y víctimas, a las que este imputado adeuda, presuntamente, varios millones de pesos.

Otro caso es el de Sarah Rodríguez, presentada como cabecilla de una red que estafó a más de 50 personas con un falso modelo de inversión que prometía multiplicar lo aportado en el mercado de las criptomonedas.