Noticias 

EE.UU. y Central Romana chocan por trato a empleados

Compartir:

EE.UU. vetó el ingreso de productos de Central Romana y acusa a la empresa de trabajo forzoso

Los Estados Unidos y la empresa Central Romana Corporation Limited (Central Romana), establecida en República Dominicana, se enfrentan en un duelo de posiciones relacionadas a las condiciones laborales de los empleados de la referida compañía a la que el país norteamericano acusa de explotación.

Por un lado, la agencia de Aduanas y Protección Fronteriza de Estados Unidos (CBP, por sus siglas en inglés) ha impuesto un veto a la entrada de azúcar sin refinar y productos a base de azúcar producidos en la República Dominicana por Central Romana, alegando uso de trabajo forzoso en sus operaciones identificando “abuso de vulnerabilidad, aislamiento, retención de salarios, condiciones de trabajo y de vida abusiva y horas extra excesivas”. Mientras, que de su lado, la compañía se declarara asombrada y dice tener “la cabeza en alto” porque está convencida de que durante más de un siglo ha actuado correctamente mejorando las condiciones de sus empleados. Pese a las fricciones entre las partes, el encargado de Negocios de los Estados Unidos en el país, Robert Thomas, dejó claro que esto en nada tiene que ver con el papel del Gobierno dominicano y que las sanciones impuestas a esa empresa surgen a raíz de una investigación que se realiza desde hace tiempo. No obstante a esto, el funcionario reconoció que para él “quizás el tiempo no es afortunado”.

La prohibición de Aduanas de EE.UU.

A través de un comunicado, Aduanas de Estados Unidos informó ayer que a partir del 23 de noviembre del 2022, detendrá en todos los puertos de entrada del país norteamericano el azúcar sin refinar y los productos a base de azúcar producidos en la República Dominicana por Central Romana Corporation Limited.

Estados Unidos basa su decisión en una supuesta información que indica “el uso de trabajo forzoso en sus operaciones”, identificando cinco de los once trabajos forzosos que establece la Organización Internacional del Trabajo. Entre estos trabajos cita abuso de vulnerabilidad, aislamiento, retención de salarios, condiciones de trabajo y de vida abusiva y horas extra excesivas. “Esta Orden de Liberación de Retención demuestra el compromiso de la Oficina de Aduanas y Protección Fronteriza de los EE. UU. (CBP) de proteger los derechos humanos y los estándares laborales internacionales y promover un mercado global justo y competitivo”, dijo el comisionado interino de la CBP, Troy Miller, agregando, a su vez, que “la agencia continuará estableciendo un alto estándar global investigando agresivamente las denuncias de trabajo forzoso en las cadenas de suministro de los EE. UU. y manteniendo la mercancía contaminada fuera de los Estados Unidos”.

Central Romana reacciona y dice tiene cabeza en alto

Una vez conocida la decisión de Estados Unidos, Central Romana Corporation Limited (Central Romana) manifestó su asombro por la restricción de la entrada de sus productos a los puertos de Estados Unidos.

La empresa dijo que las razones que sustentan esta medida no reflejan sus políticas y prácticas, alegando que por más de un siglo han sido referentes en implementar programas de responsabilidad social enfocados en la salud, educación, vivienda y alimentación al alcance de todos sus trabajadores y sus familias.

Precisó que en las últimas décadas ha destinado inversiones millonarias para mejorar las condiciones de trabajo y de vida de sus empleados en las zonas agrícolas, garantizando salarios dignos y aumentos de los beneficios, talleres de entrenamiento y formación, así como la capacitación en los derechos humanos y los deberes.

“Mantenemos la cabeza en alto porque sabemos que durante más de un siglo hemos actuado correctamente, enfrentando los retos con determinación y gestionando su resolución de manera constante”, afirmó Central Romana.

Reacción de industriales

La Asociación de Industrias de la República Dominicana (AIRD) considera que la detención de embarques de azúcar del Central Romana Corporation, LTD (CRC), por parte de las aduanas de Estados Unidos, debe ser revisada racionalmente con el fin de encontrar una salida rápida a la sanción impuesta que afecta las exportaciones de dicha la empresa hacia los Estados Unidos.

“En este sentido, respaldamos al CRC, conscientes de su destacada trayectoria y aportes a nuestra economía, así como de los procesos de mejora continua implementados en sus operaciones. La AIRD siempre ha sido y será partidaria de fomentar los espacios de diálogo sobre el particular”, dijo.

EE.UU. vetó el ingreso de productos de Central Romana y acusa a la empresa de trabajo forzoso

Los Estados Unidos y la empresa Central Romana Corporation Limited (Central Romana), establecida en República Dominicana, se enfrentan en un duelo de posiciones relacionadas a las condiciones laborales de los empleados de la referida compañía a la que el país norteamericano acusa de explotación.

Por un lado, la agencia de Aduanas y Protección Fronteriza de Estados Unidos (CBP, por sus siglas en inglés) ha impuesto un veto a la entrada de azúcar sin refinar y productos a base de azúcar producidos en la República Dominicana por Central Romana, alegando uso de trabajo forzoso en sus operaciones identificando “abuso de vulnerabilidad, aislamiento, retención de salarios, condiciones de trabajo y de vida abusiva y horas extra excesivas”. Mientras, que de su lado, la compañía se declarara asombrada y dice tener “la cabeza en alto” porque está convencida de que durante más de un siglo ha actuado correctamente mejorando las condiciones de sus empleados. Pese a las fricciones entre las partes, el encargado de Negocios de los Estados Unidos en el país, Robert Thomas, dejó claro que esto en nada tiene que ver con el papel del Gobierno dominicano y que las sanciones impuestas a esa empresa surgen a raíz de una investigación que se realiza desde hace tiempo. No obstante a esto, el funcionario reconoció que para él “quizás el tiempo no es afortunado”.

La prohibición de Aduanas de EE.UU.

A través de un comunicado, Aduanas de Estados Unidos informó ayer que a partir del 23 de noviembre del 2022, detendrá en todos los puertos de entrada del país norteamericano el azúcar sin refinar y los productos a base de azúcar producidos en la República Dominicana por Central Romana Corporation Limited.

Estados Unidos basa su decisión en una supuesta información que indica “el uso de trabajo forzoso en sus operaciones”, identificando cinco de los once trabajos forzosos que establece la Organización Internacional del Trabajo. Entre estos trabajos cita abuso de vulnerabilidad, aislamiento, retención de salarios, condiciones de trabajo y de vida abusiva y horas extra excesivas. “Esta Orden de Liberación de Retención demuestra el compromiso de la Oficina de Aduanas y Protección Fronteriza de los EE. UU. (CBP) de proteger los derechos humanos y los estándares laborales internacionales y promover un mercado global justo y competitivo”, dijo el comisionado interino de la CBP, Troy Miller, agregando, a su vez, que “la agencia continuará estableciendo un alto estándar global investigando agresivamente las denuncias de trabajo forzoso en las cadenas de suministro de los EE. UU. y manteniendo la mercancía contaminada fuera de los Estados Unidos”.

Central Romana reacciona y dice tiene cabeza en alto

Una vez conocida la decisión de Estados Unidos, Central Romana Corporation Limited (Central Romana) manifestó su asombro por la restricción de la entrada de sus productos a los puertos de Estados Unidos.

La empresa dijo que las razones que sustentan esta medida no reflejan sus políticas y prácticas, alegando que por más de un siglo han sido referentes en implementar programas de responsabilidad social enfocados en la salud, educación, vivienda y alimentación al alcance de todos sus trabajadores y sus familias.

Precisó que en las últimas décadas ha destinado inversiones millonarias para mejorar las condiciones de trabajo y de vida de sus empleados en las zonas agrícolas, garantizando salarios dignos y aumentos de los beneficios, talleres de entrenamiento y formación, así como la capacitación en los derechos humanos y los deberes.

“Mantenemos la cabeza en alto porque sabemos que durante más de un siglo hemos actuado correctamente, enfrentando los retos con determinación y gestionando su resolución de manera constante”, afirmó Central Romana.

Reacción de industriales

La Asociación de Industrias de la República Dominicana (AIRD) considera que la detención de embarques de azúcar del Central Romana Corporation, LTD (CRC), por parte de las aduanas de Estados Unidos, debe ser revisada racionalmente con el fin de encontrar una salida rápida a la sanción impuesta que afecta las exportaciones de dicha la empresa hacia los Estados Unidos.

“En este sentido, respaldamos al CRC, conscientes de su destacada trayectoria y aportes a nuestra economía, así como de los procesos de mejora continua implementados en sus operaciones. La AIRD siempre ha sido y será partidaria de fomentar los espacios de diálogo sobre el particular”, dijo.

Robert Thomas afirma empresa tiene que rendir cuentas

Ante la situación, el encargado de Negocios de la Embajada de los Estados Unidos, Robert Thomas, se tomó el tiempo ayer para dejar claro que la decisión de Aduanas de su país con Central Romana no tiene nada que ver con el papel del Gobierno dominicano.

“El Central Romana Corporation tiene un largo y desafortunado historial de no dar a sus trabajadores el trato que merecen”, dijo este durante su ponencia en el almuerzo de la Cámara Americana de Comercio de la República Dominicana (AMCHAMDR).

Afirma había investigación desde hace una década

Thomas aseguró que las acciones de la compañía estaban siendo investigadas desde hace una década, incluyen la creación de duras condiciones laborales, oferta de viviendas inadecuadas para los trabajadores, oferta de salarios extremadamente bajos, establecimiento de limitaciones a los movimientos de los trabajadores, dejándolos en un estado de aislamiento y provocando el miedo a represalias por denunciar.

“Pero seamos claros: esta acción (la probabilidad) no tiene que ver con el papel del gobierno”, manifestó, a la vez que agregó que “ahora la empresa tendrá que rendir cuentas”.

Indicó que aunque la empresa es estadounidense, están en la obligación de aplicar las leyes para un ambiente laboral adecuado. “En el marco del acuerdo comercial DR-CAFTA, tanto la República Dominicana como Estados Unidos se comprometieron a la plena aplicación de nuestras leyes laborales. Con esta acción, estamos haciendo cumplir las nuestras, incluso cuando se trata de una empresa estadounidense”, precisó. Dijo que importar productos a Estados Unidos que se fabrican con trabajo forzoso va en contra de los valores y leyes de ese país y de la República Dominicana.

Thomas manifestó que Estados Unidos cree que las economías y las sociedades prosperan cuando todos son tratados con dignidad.

“Nuestros dos gobiernos han aprobado leyes para proteger los derechos básicos de los trabajadores, tanto en casa como en los países con los que hacemos negocios”, sostuvo.

El funcionario estadounidense indicó que etas leyes se aplican a todo el mundo. “Las empresas no tienen carta blanca para no cumplir con sus responsabilidades según la ley simplemente porque contratan a trabajadores de poblaciones vulnerables que pudieran tener miedo de defender sus derechos”, añadió.

Explicó que las agencias gubernamentales estadounidenses, así como los líderes de la sociedad civil, han debatido públicamente la “preocupante situación de esta empresa durante muchos años”, y que mucjo de estos problemas sin resolverse.

Manifestó que esperan que esta seria acción conduzca a mejores condiciones para los trabajadores y a un ambiente de competencia más fuerte para las muchas empresas que sí tratan a sus trabajadores de manera justa.

“Estamos dispuestos a trabajar con la empresa si decide tomar un camino diferente, pero todos los trabajadores merecen un trato justo, y las empresas que sí defienden condiciones laborales justas no deberían tener que competir con las que no lo hacen”, sostuvo.

Denuncia se puede comprobar en otros informes

“Esto ustedes lo pueden ver en los diferentes informes sobre los derechos humanos y los diferentes informes de trabajo que hemos emitido siendo el más reciente uno que se emitió el septiembre de este año. Estas preocupaciones no son nuevas ni para las empresas ni para cualquier persona del público”, dijo.

Afirmó que después del informe de septiembre, la agencia de Aduanas y Control Fronterizo de Estados Unidos tomó la medida. “No sé qué tanto tiempo ellos se tomaron para hacer la investigación que llevó a la implementación de la medida”, puntualizó.

Al ser preguntado de por qué la agencia de Aduanas de Estados Unidos adoptó la medida luego de los cuestionamientos de esa nación a República Dominicana, respondió que “al ser esta una acción y una investigación tomada por una agencia de las fuerzas del orden, uno de los principios que nosotros tenemos es que esta investigación tiene que estar separada de cualquier influencia política”.

Precisó que Aduanas y Control Fronterizo en Washington llevó a cabo su investigación y la concluyó en el tiempo establecido por ellos.

Senadores piden a Estados Unidos retractarse

Senadores de distintas bancadas rechazaron los pronunciamientos de la Embajada de Estados Unidos en el que acusó a República Dominicana de racismo contra los migrantes haitianos y pidieron al gobierno estadounidense retractarse por tales señalamientos.

Al abordar el tema, el presidente del Senado, Eduardo Estrella, solicitó al presidente Luis Abinader mantener la posición responsable que ha tenido respecto al tema haitiano.

De su lado, el senador Alexis Victoria Yeb, leyó un manifiesto de rechazo al comunicado titulado “Reforzamiento en curso de migración en República Dominicana” de la Embajada de los Estados Unidos en el país. “Desde el primer poder del Estado que es el Senado de la República queremos rechazar rotundamente el comunicado emitido por la Embajada Americana en nuestro país”, señaló en el documento.

El manifiesto recalcó que República Dominicana no puede cargar más con los problemas históricos del pueblo haitiano. Además que es momento de que la comunidad internacional tome cartas en el asunto a los problemas de Haití.

De su lado, Franklin Rodríguez, senador por la provincia San Cristóbal y Fuerza del Pueblo, sostuvo que acusar al país de racista es una osadía afrentosa por parte de la Embajada de Estados Unidos.

EE.UU.
La agencia continuará estableciendo un alto estándar global investigando agresivamente las denuncias de trabajo forzoso”

Central Romana
Nosotros mantenemos la cabeza en alto porque sabemos que durante más de un siglo hemos actuado correctamente”

42 Vistas

Noticias Relacionadas