Ir a la barra de herramientas
Internacionales 

Los ensayos clínicos de los medicamentos contra el coronavirus están tardando más de lo esperado

Compartir:

 

A medida que la pandemia de coronavirus continúa causando estragos en Estados Unidos y los tratamientos se hacen más necesarios que nunca, los ensayos clínicos para algunos de los medicamentos experimentales más prometedores están tardando más de lo esperado.

Los investigadores de una docena de centros de ensayos clínicos dijeron que los retrasos en las pruebas, la escasez de personal, las limitaciones de espacio y la reticencia de los pacientes estaban complicando sus esfuerzos para poner a prueba los anticuerpos monoclonales, medicamentos fabricados por el hombre que imitan a los soldados moleculares que fabrica el sistema inmunitario humano.

En consecuencia, los plazos, antes ambiciosos, se están extendiendo. La farmacéutica Regeneron, que anteriormente dijo que podría tener listas las dosis de emergencia de su cóctel de anticuerpos a fines del verano, ha comenzado a decir que podría tener los “datos iniciales” disponibles para fin de septiembre.

Además, el director científico de Eli Lilly dijo en junio que su tratamiento de anticuerpos podría estar listo en septiembre, pero en una entrevista esta semana, dijo que ahora espera tener algo antes del fin del año.

“Claro que me gustaría que pudiéramos ir más rápido; no hay duda de ello”, afirmó el ejecutivo de Eli Lilly, Daniel Skovronsky. “Supongo que lo ideal para mí sería que reclutaramos pacientes en una o dos semanas, pero nos está tomando más tiempo“.

Hala Mirza, vocera de Regeneron, dijo que todos los ensayos clínicos implicaban un periodo de aprendizaje preliminar y que la empresa estaba “viendo un ímpetu positivo en los últimos días”, ya que envió máquinas de pruebas a algunos centros de investigación y amplió los criterios para permitir la participación de más pacientes.

Aunque buena parte de la atención mundial se ha centrado en la carrera por crear una vacuna contra el coronavirus, los nuevos fármacos también podrían ayudar a frenar la pandemia haciendo que la enfermedad sea menos mortal. Dado que por lo general los medicamentos se prueban en pacientes enfermos en ensayos clínicos más pequeños, también pueden desarrollarse con más rapidez que las vacunas.

Eli Lilly y Regeneron están buscando dos de los tratamientos más vigilados: anticuerpos diseñados en un laboratorio que puedan ya sea combatir el virus en pacientes que ya están enfermos o prevenir infecciones en aquellos que han estado expuestos. Si bien el gobierno del presidente Donald Trump ha favorecido fuertemente la inversión en vacunas, Regeneron ha logrado celebrar acuerdos con el gobierno federal por más de 500 millones de dólares para aumentar la fabricación de su tratamiento con anticuerpos.

Ambas empresas se apresuraron a desarrollar sus productos en un tiempo récord y comenzaron estudios a gran escala este verano en docenas de hospitales y clínicas en todo el país. Están haciendo pruebas con varios grupos de pacientes, como los que dan dado positivo, pero aún no están lo suficientemente enfermos como para ser hospitalizados y los que estuvieron expuestos al virus por entrar en contacto con una persona ya infectada. Todos los ensayos comparan los fármacos experimentales con un placebo o un tratamiento falso.

114 Vistas

Noticias Relacionadas

Casos COVID-19 en Tiempo Real