Noticias 

Por qué las vacunas contra COVID-19 serían insuficientes contra Ómicron sin una dosis de refuerzo

Compartir:

Después de tres semanas de haber sido detectada en Sudáfrica, se conoció este lunes que la nueva variante del coronavirus llamada Ómicron había producido la primera muerte de una persona.

Esto ocurrió en Reino Unido, cuando un paciente infectado con la variante de coronavirus Ómicron falleció en medio de una nueva ola de infecciones en Europa. “Lamentablemente, Ómicron está produciendo hospitalizaciones y se ha confirmado que al menos un paciente ha muerto”, dijo el primer ministro Boris Johnson a los periodistas durante una visita a un centro de vacunación en Paddington, en Londres, que confirmó que la nueva cepa ahora representa alrededor del 40% de los casos de COVID-19 en Londres.

Mientras Johnson daba a conocer esta noticia, la Agencia de Seguridad Sanitaria del Reino Unido (UKHSA) publicó un importante y clarificador tweet con la firma de Susan Hopkins, jefa de la asesoría médica del UKHSA: “Podemos confirmar que 10 personas han sido hospitalizadas con la variante Ómicron en Inglaterra. Todos ellos fueron diagnosticados en o antes de la admisión. Estos ingresos se distribuyen geográficamente por todo el país y las edades oscilan entre los 18 y los 85 años. – LA MAYORÍA HABÍA RECIBIDO 2 DOSIS DE VACUNACIÓN”, resaltó en mayúscula. Y agregó: “Lamentablemente, una persona diagnosticada en el hospital murió”.

Después de resaltar que Ómicron había infectado a personas vacunadas con dos dosis, la doctora Hopkins buscó llevar tranquilidad a la población con una esperanzadora noticia: “Nuestros datos muestran que recibir la vacuna de refuerzo es más eficaz contra esta variante que dos dosis solas. Todas las personas mayores de 18 ahora pueden entrar caminando a un centro de vacunas, así que no duden en conseguir la suya”. Mary Ramsay, jefa de inmunización en UKHSA, por su parte, agregó que los datos indican que unos meses después de la segunda dosis, existe un mayor riesgo de contraer la variante Ómicron en comparación con la cepa Delta.

“Los datos sugieren que este riesgo se reduce significativamente después de una vacuna de refuerzo, por lo que insto a todos a que tomen su refuerzo cuando sean elegibles”, subrayó. El Gobierno del Reino Unido elevó este domingo el nivel de alerta por la propagación de coronavirus ante el “rápido aumento” de los contagios con la nueva cepa Ómicron y anunció un plan de emergencia para aplicar un millón de vacunas por día hasta fin de año.

Las autoridades de salud británicas reportaron en un comunicado el aumento del nivel de alerta de 3 a 4 “a la luz del rápido aumento de los casos de Ómicron”. Existe la preocupación de que es más probable que Ómicron reduzca la eficacia de las vacunas, pero los científicos creen que una tercera dosis proporcionará una protección significativa. El Reino Unido es uno de los países más afectados por la COVID-19, con más de 146.000 muertes desde el inicio de la pandemia y con unos 50.000 contagios diarios actualmente. Además, los científicos británicos informaron que Ómicron se duplica en el Reino Unido cada dos o tres días.

“Ómicron es la repetición de la historia del coronavirus. Delta parecía que era un demonio hasta que llegó y ahora es predominante en el país. Ómicron será lo mismo. Y luego va a aparecer otra. Ahora lo que hay que hacer es seguir manteniendo el distanciamiento social, usar el barbijo y cumplir las pautas de vacunación completas, que ahora son 3 dosis de vacunas”, explicó a Infobae el doctor Antonio Raúl De los Santos Presidente de la Academia Nacional de Medicina.

“Todo lo que hay que hacer respecto al coronavirus, sea la variante Delta, Ómicron o la que venga en un futuro se resume en la prevención y en mantener las medidas de cuidado, como así también la alta vacunación. El contagio viene con el contacto, no con la variante nueva. También es necesario aumentar la cantidad de hisopados y no solamente hisopar a quien tiene síntomas”, señaló el experto.

“Ómicron contagia más rápido, es muy probable que las vacunas sirvan sobre todo para los casos graves y si genera cuadros más graves, todavía no lo podemos saber”, dijo el doctor Javier Farina, infectólogo y miembro del comité de expertos que asesora a Gobierno Nacional.

Nuevos estudios potencian las tercera dosis

Esta semana, distintos estudios científicos publicaron en investigaciones preliminares, que las vacunas contra el COVID-19 pueden ser menos efectivas frente a la infección y la transmisión relacionada con la variante Ómicron del coronavirus, que también conlleva un mayor riesgo de reinfección.

Así lo comunicó la Organización Mundial de la Salud (OMS) una vez finalizada una reunión extraordinaria que tuvo lugar el miércoles titulada “¿Qué evidencia tenemos de que Ómicron evade la inmunidad y cuáles serían sus implicancias?” y en la que participaron representantes de la entidad sanitaria mundial, de la Coalición para las Innovaciones en Preparación para Epidemias (CEPI, por sus siglas en inglés), de la Agencia Regulatoria de Medicamentos de EEUU (FDA), y científicos del Africa Health Research Institute, el Instituto Karolinska de Suecia, del John Hopkins School of Medicine, el Instituto Bernhard Nocht de Medicina Tropical en Hamburgo, del Ministerio de Salud de Israel y de la Universidad de Ciudad del Cabo (Sudáfrica).

La OMS comunicó que se necesitan más datos para comprender mejor hasta qué punto puede evadir Ómicron la inmunidad derivada de las vacunas o de una infección previa, pero que “el riesgo general relacionado con la nueva variante de preocupación sigue siendo muy alto”.

La reunión llevada adelante fue para analizar uno de los últimos estudios científicos preliminares que preocupó a las autoridades sanitarias y que desliza que las tres vacunas COVID-19 autorizadas por Estados Unidos parecen ser significativamente menos protectoras contra la variante Ómicron del coronavirus recién detectada en las pruebas de laboratorio. Pero una dosis de refuerzo probablemente restaura la mayor parte de la protección, según a un estudio publicado el martes.

El estudio de investigadores del Hospital General de Massachusetts (MGH), Harvard y MIT que aún no ha sido revisado por pares analizó sangre de personas que recibieron las vacunas de Moderna, Johnson & Johnson y Pfizer contra un pseudovirus diseñado para parecerse a la variante Ómicron. Los investigadores encontraron neutralización de anticuerpos “baja o ausente” de la variante de los regímenes regulares de las tres vacunas.

Pero al recibir una tercera dosis, la sangre de los receptores exhibió una potente neutralización de la variante, encontró el estudio. Los científicos también sugirieron que Ómicron es más infecciosa que las variantes anteriores de preocupación, incluida aproximadamente el doble de transmisible que la variante Delta actualmente dominante, que pronto podría ser superada por esta nueva mutación. Los resultados están en línea con otros estudios publicados recientemente. Investigadores de la Universidad de Oxford dijeron el lunes que encontraron que los regímenes de vacunas de dos dosis de Pfizer y AstraZeneca no inducen suficientes anticuerpos neutralizantes contra la nueva variante.

Según el estudio de Oxford, todavía no había evidencia de que el nivel más bajo de anticuerpos que combaten las infecciones contra Ómicron pudiera conducir a un mayor riesgo de enfermedad grave, hospitalización o muerte en aquellos que recibieron dos dosis de vacunas aprobadas. “Estos datos son importantes, pero son solo una parte del panorama. Solo observan los anticuerpos neutralizantes después de la segunda dosis, pero no nos informan sobre la inmunidad celular, y esto también se probará”, dijo Matthew Snape, profesor de Oxford y co -autor del artículo.

BioNTech y Pfizer dijeron la semana pasada que un ciclo de tres inyecciones de su vacuna COVID-19 pudo neutralizar la nueva variante de Ómicron en una prueba de laboratorio, pero dos dosis resultaron en anticuerpos neutralizantes significativamente más bajos. En tanto, Moderna y J&J aún no han publicado sus propios datos sobre el rendimiento de las vacunas contra la nueva variante.

Preocupación de los científicos

La secuenciación genética efectuada a la nueva variante mostró que portaba una gran cantidad de mutaciones preocupantes. B.1.1.529 tiene más de 50 mutaciones en su genoma respecto a la secuencia original de Wuhan, 32 de ellas en la región de la proteína S.

Nueve mutaciones aparecen en otras variantes Alfa, Beta, Delta, Gamma. Once son nuevas. Quince mutaciones están en la zona de unión al receptor (RBD) y algunas (N440K, S477N, Q498R) y podrían influir en su capacidad de infectar células. Otras pueden afectar a la transmisibilidad (H655Y, N679K, P681H), y las hay que pueden causar cambios en la proteína y afectar a su reactividad con los anticuerpos.

Para los especialistas, más que el número de mutaciones, lo que conviene analizar es el efecto que pueden tener todas juntas. Una cosa es la mutación en el genoma y otra muy distinta el efecto que pueda tener en la biología del virus. El efecto no tiene por qué ser acumulativo, pueden darse fenómenos de compensación: el efecto de una mutación puede compensarse con el de otra. Pero esta variante acumula mutaciones que se han relacionado con un posible escape inmunológico y un posible aumento de la transmisibilidad.

Fuente: Infobae 

255 Vistas

Noticias Relacionadas

Casos COVID-19 en Tiempo Real