Noticias 

El día del asesinato, Cruz de la Mota reclamaba que le resolvieran

Compartir:

SANTO DOMINGO.-Orlando Jorge Mera fue asesinado en su despacho de Medio Ambiente porque se había negado a dar la autorización reclamada por un amigo para la exportación de baterías usadas.

Esta afirmación se encuentra en el documento preliminar depositado por el Ministerio Público ante Atención Permanente del Distrito Nacional en el que solicita prisión preventiva de un año para Miguel de Jesús Cruz de la Mota, que el lunes pasado disparó repetidas veces contra Jorge Mera.

Según el referido documento, Cruz de la Mota solicitaba desde hace algún tiempo la autorización de exportación para la empresa Aurum Gavia. Se trataba de nada menos que 5 mil toneladas de baterías usadas.

Frío y calculador
Para el Ministerio Público, la forma en la que se comportó Cruz de la Mota es la propia de “un asesino frío y calculador”, vista la forma en que se comportó el confeso homicida mientras estuvo en el despacho de Jorge Mera y después del homicidio.

Eran las 12:00 del mediodía cuando el ahora imputado entro al despacho del ministro y en unos minutos mató al alto funcionario de seis disparos, algunos hechos a distancia y otros a corta distancia o de contacto.

Sin embargo, eran las 10:50 de la mañana cuando había estado en el antedespacho de la oficina del Director Nacional del Ministerio de Medio Ambiente, Juan Manuel Cuervo Desangles, donde golpeó a una persona en la frente, a la que invitó a que hiciera lo que quisiera cuando esta le reclamó por la agresión.

“Hice campaña y no me resuelven”, le dijo a Cuervo Desangles, a quien advirtió que subiría donde el ministro Jorge Mera.

Donde el ministro
Una vez en el despacho hubo de esperar, todavía comportándose de manera brusca con el personal que trabaja allí, a que el ministro concluyera una reunión con colaboradores.

Según el relato del Ministerio Público, cuando Cruz de la Mota iba a entrar y ante las prevenciones que tomaban sus colaboradores, les dijo: “Miguel es mi amigo, Miguel es mi hermano, él es mi hermano, para qué seguridad”. A continuación cerró la puerta y quedó solo en el despacho con el hombre al que ahora el Ministerio Público le imputa haber planificado el asesinato.

Poco después este le pegaba seis tiros, algunos de contacto, como los que se hacen para rematar.
Al realizar el primer disparo, Jorge Mera le dijo, “Miguel no”. Estas fueron las últimas palabras que escuchó su asistente, y alertó a la seguridad que intentaba abrir la puerta del despacho, que la víctima había cerrado para hablar con su amigo de infancia.

Desde el lunes hasta ayer el Ministerio Público, bajo la responsabilidad de la titular de Persecución de la Procuraduría General de la República, Yeni Berenice Reynoso, interrogó a Cruz de la Mota, a empleados del Ministerio de Medio Ambiente y al cura párroco de la iglesia Jesucristo, Sumo y Eterno Sacerdote, José Arismendi de León Helena.

Irse del lugar
Después de rematar a su amigo, con una calma propia de la conducta de un criminal, salió de la institución pero no en su vehículo, que había dejado en el sótano del Ministerio, sino que salió a pie y abordó un motor próximo de la entidad y se dirigió a la parroquia Sumo y Eterno Sacerdote, ubicada en la calle San Pío X, sector Renacimiento.

Antes de salir, según el relato de los hechos entregado por el Ministerio Público, había llamado a su hija Miguelina Alfonsina Cruz Gómez para que fuera a recogerlo y escapar, pero como se activaron las medidas de seguridad, la joven fue impedida de salir de las instalaciones en su vehículo y fue requerida por el Ministerio Publico y la Policía para ser cuestionada por su presencia allí.

Ocuparon el vehículo
Las autoridades ocuparon en el vehículo de Cruz de la Mota un arma de fuego, cuatro cargadores para 30 cápsulas, dos pasaportes a su nombre, el expediente con tres solicitudes de permiso de exportación de Aurum Gavia, de fecha 23 de julio del 2021 y un sobre con la suma de RD$180 mil.

Además, miembros del Ministerio Público junto a agentes policiales allanaron la armería Carandai, propiedad del imputado, ocupando dos escopetas, una pistola, veinte cartuchos de proyectiles para calibre 12, seis proyectiles para revolver, trece proyectiles para pistolas, un proyectil para armas largas.

Coerción
Un juez de la Oficina de Atención Permanente del Distrito Nacional fijó para hoy el conocimiento de la solicitud de medida de coerción a Cruz de la Mota. El Ministerio Público pide prisión contra el imputado por homicidio voluntario y por violar la ley de armas.

Defensa
Ybo René y Manuel Sierra, abogados del imputado, expresaron ayer que es una difícil situación que atraviesan ambas familias, que por décadas se trataban con bastante cercanía. “Roguemos a Dios a que con el tiempo curen las heridas de la muerte y de las razones que dieron lugar a la incomprensible situación”, expresaron los jurista, tras indicar que es una tragedia que afecta a las familias de Cruz de la Mota y del ministro Jorge Mera.

Imputado tenía un carnet del Ministerio
Justicia. Fausto Miguel de Jesús Cruz de la Mota tenía un carnet como empleado del Ministerio de Medio Ambiente y Recursos Naturales que lo acredita como Asistente Técnico Honorífico del Despacho del Ministro Orlando Jorge Mera, a quien asesino.

Esto, según la solicitud de medida de coerción del Ministerio Público, en la que se pide prisión para Cruz de la Mota por asesinato y violar la ley de armas.

Durante el allanamiento realizado en la casa de Cruz de la Mota, las autoridades encontraron en la habitación principal, un gafete del Comité Ejecutivo Nacional, 0492 del Partido Revolucionario Dominicano (PRD) a nombre del imputado, y otros documentos.

El órgano acusatorio indica que Cruz de la Mota asesino a Jorge Mera, por negarse otorgar un permiso para exportar baterías usadas.

142 Vistas

Noticias Relacionadas

Casos COVID-19 en Tiempo Real